Firewalking, una poderosa y transformadora metáfora para el aprendizaje

3 12 2012

Leandro_FW01Artículo Publicado en el Observatorio Europeo de Coaching (OEC)  http://observatoriodelcoaching.com/?colaboradores=firewalking-una-poderosa-y-transformadora-metafora-para-el-aprendizaje

Imagina que… fueras capaz de sentir en tu vida, “más confianza que miedo”… Imagina que …aprendieras a transformar tu miedo en tu aliado, en lugar de en tu enemigo… Imagina que…sintieras que tus miedos han perdido su poder y ya no pueden pararte… ¿Qué cambiaría en tu vida? ¿Cómo sería tu vida entonces…?

En mi opinión, uno de los grandes desafíos a los que el entrenamiento en habilidades personales y profesionales se ha venido enfrentando, es sin duda, el de lograr una transferencia de lo experimentado a la vida, real y duradera. En mi camino como coach y como formador en habilidades de la Inteligencia Emocional, he ido experimentando, cómo los mejores resultados vienen acompañados de experimentación emocional por parte de las personas. Cuando las personas sienten, experimentan, y cuando experimentan aprenden y sobre todo “recuerdan”. De este modo, las experiencias como el Firewalking (caminar sobre brasas), consiguen que la persona “sienta” con la máxima intensidad,  y ello aporta experiencias directas y reales sobre las que las personas pueden iniciar y sostener los cambios necesarios en su manera de relacionarse consigo mismos, con los demás, con su profesión, su empresa o con su vida.

Caminar sobre las brasas (Firewalking) es una antigua práctica orientada a poner de manifiesto la conexión mente-cuerpo, demostrando el nivel de control que el ser humano tiene sobre este proceso. La práctica del “Firewalking” ha sido llevada a cabo durante siglos por culturas de todo el mundo. La primera referencia data de hace 4.000 años en la India y continúa con la época de los romanos, durante la cual aquellos capaces de caminar sobre las brasas, quedaban exentos del pago de tributos. En el ámbito empresarial, compañías como Microsoft, American Express o Coca Cola, han incorporado la práctica del “Firewalking” entre sus ejecutivos y empleados, ya que ésta permite a las personas experimentar una fuente de energía y poder personal capaz de llevarles a superar sus propios límites, miedos y creencias limitantes. Romper con todas estas limitaciones a través de la impactante experiencia de “caminar sobre las brasas”, permite a las personas liberar grandes cantidades de energía, confianza y sensación de poder personal, redefiniendo no sólo su propia visión de si mismos, sino también la de aquello que consideran posible e imposible. Las personas pueden ver con claridad los hábitos internos (mentales o emocionales) que dificultan la expresión de su máximo potencial y capacidad. Y  una vez reconocidos, éstos pueden ser transformados y superados para liberar así el caudal de confianza y energía que les llevará a un nivel superior de acción y con ello de resultados.

Para algunas personas, la experiencia del “Firewalking” representa la oportunidad de reconocer y superar sus miedos, dudas o creencias que están limitando el acceso a su pleno potencial, confianza y satisfacción. Para otras, sin embargo representa la posibilidad de darse cuenta de que para ellas es posible ir aún más allá, incluso cuando creían que su nivel de confianza era máximo.

Su aplicación es excelente en múltiples contextos, tales como aquellos en los que se necesite:

-Elevar los niveles de confianza y motivación individuales o grupales.

-Superar las resistencias a cualquier proceso de cambio personal o colectivo.

-Enfrentar cualquier objetivo, por desafiante que parezca, con la máxima convicción en que “puede ser logrado”.

-Vivir en primera persona el poder del pensamiento positivo.

-Descubrir por uno mismo que nuestros pensamientos “no siempre dicen la verdad” y que dentro de cada uno de nosotros, existe un poder esencial capaz de llevarnos hasta donde nuestra mente “no consideraba posible”.

¿Y si pudieras experimentar que tu verdadero poder…es aún mayor del que creías poseer? ¿Y si sintieras que puedes manejar el impacto del miedo en tu vida?¿Qué harías diferente a lo que estás haciendo ahora? ¿Y si fuera cierto que…”todo lo que necesitas…está dentro de ti…”? ¿Te atreverías a desafiarte a ti mism@?…

Leandro Fernández Macho





El coaching más poderoso: “coaching al QUIEN”

24 10 2012

Si eres cliente de coaching (coachee) ¿alguna vez te has preguntado qué ha hecho tu coach, que parece no haber hecho nada, y sin embargo te ha llevado hasta un nivel de conexión contigo mism@, conciencia, claridad, motivación para la acción o emoción, que te deja diciendo…GUAU… QUÉ ME HAS HECHO? Y si eres coach ¿alguna vez te has preguntado cuál es la manera más poderosa de hacer coaching con tus clientes? ¿Esa que genera resultados de alta calidad a lo largo del tiempo?

Pues bien, ese coaching esencialmente poderoso y movilizador, es el “Coaching al QUIEN”. Puede que te estés preguntando, y ¿qué es eso del QUIEN? Y la respuesta es… el SER del cliente. Su identidad presente y futura, sus valores, creencias y conductas en conexión con su esencia más profunda, íntima, vulnerable y poderosa al mismo tiempo. Es lo que algunos coaches denominan, coachear al corazón del cliente.

Suena bien ¿no? Pero, y ¿cómo se hace eso? La respuesta es “con el corazón”. Eso sucede cuando el coach se olvida de las herramientas externas, de sus intenciones, de su agenda y de las preguntas fórmula orientadas a una solución prevista. Para coachear al QUIEN, el coach ha de mantener su individualidad al mismo tiempo que se funde con su cliente. Ha de estar entrenado en cómo estar “aquí y ahora”, preguntando desde el “no sé la respuesta” y sintiendo como las preguntas surgen en su boca como “por arte de magia”. Sin intención previa, sin parloteo mental, sin análisis racional, sino desde un estado de Presencia Profunda.

Coachear al QUIEN, requiere entrar y mantener ese “estado” de Presencia para conseguir que “la magia” suceda. Porque es entonces cuando coach y cliente, bailan QUIEN con QUIEN, explorando los QUÉS, CÓMOS Y PARA QUÉS… Porque cuando el Coach está en “ese estado”, las preguntas apropiadas surgen en el momento oportuno… Es una sensación muy reconfortante y placentera tanto para el coach como para el cliente. En mi caso, cuando esto sucede, siento que se para el tiempo, una ligera presión en los ojos y una especie de zumbido en los oídos. ¿Y tú? ¿Puedes reconocer lo que sientes cuando estás conectad@ con tu QUIÉN?

¿Qué sucedería si conectaras ahora con esa parte profunda, íntima y poderosa de tu SER y te preguntaras?

  1. ¿Quién estoy siendo ahora?
  2. ¿Quién quiero ser mañana?
  3. ¿Quién necesita hacerlo?
  4. ¿Quién quiere hacerlo?
  5. ¿Quién seré haciéndolo?

Cuando un ser humano conecta con su “QUIEN”…cabalga hacia su meta, a lomos de un “pura sangre”… uno que además… anhela ser cabalgado…¿Y tú? ¿Has despertado ya al tuyo?

Leandro Fernández Macho

Coach ejecutivo y personal, Profesor de Eneagrama, Formador en habilidades de la Inteligencia Emocional y Consultor en gestión y desarrollo de personas





Entrevista “Leadership Fórum Galicia” I Encuentro internacional de Coaching y Liderazgo

15 02 2012

-Desde muy joven sintió atracción hacia el mundo empresarial. ¿Qué era lo más le llamaba la atención de este mundo?

En mi familia había algunos directivos y emprendedores. Tenía la impresión de que su vida profesional era dinámica, retadora y satisfactoria, y yo quería algo así para mi.

-¿Cómo ha sido el camino desde ese primer sentimiento de “quiero estar ahí” hasta el día de hoy, cuando está? ¿Le sigue resultando atrayente o, por el contrario, le ha perdido encanto?

Recuerdo que cuando acabé mis estudios y empecé a buscar trabajo, soñaba con ser un “gran directivo” de una “gran empresa”. Mis experiencias personales y profesionales desde entonces, me permitieron descubrir lo que de verdad deseaba, “contribuir con mi propio proyecto  al desarrollo de empresas humana y emocionalmente más sostenibles y rentables.”

A día de hoy, “me siento un tipo afortunado”. He conseguido vivir de hacer lo que más me gusta y no se me ocurre ninguna profesión que me entusiasme más que la que tengo. He aprendido a aceptar la incertidumbre, a enamorarme del cambio y a crecer con los desafíos… y para mi ¡¡¡“esto es vida”!!!

-¿Cuándo se ha cruzado el coaching en su vida? ¿Cómo lo definiría?

El coaching, sin la denominación formal, siento que ha estado siempre ahí, acompañándome. Fue gracias a mi mentora “Julieta Balart” hace ahora unos 7 años, que descubrí que “eso que me acompañaba” tenía un nombre y se llamaba coaching. Para mi el coaching es tanto un estilo de vida como un método, desde el cual uno explora, indaga, pregunta, se responsabiliza, propone, arriesga, actúa, celebra y aprende.

-¿Por qué cree que es necesario? ¿Qué aporta tanto a nivel personal como profesional?

¿Cómo sería la vida de un ser humano sin curiosidad, sin cuestionamiento, sin posibilidad de exploración, sin sensación de control sobre si mismo, sin capacidad para pasar a la acción y materializar sus deseos, sin retos, sin celebraciones y sin aprendizaje que le permita sentir que avanza  y crece?  ¿Puedes imaginarte una vida sin todo eso?

Pues para mi, el coaching  contribuye a cocinar todos esos ingredientes en la vida de un ser humano.

-¿Nos puede comentar algún caso que le haya dejado sorprendido en sus años como formador?

Hay algo que no deja de sorprenderme y es la gran cantidad de personas que se consideran víctimas de sus circunstancias sin darse cuenta que en el fondo son ellos mismos sus propios verdugos y carceleros .

Por suerte… esto está en evidente proceso de cambio…

-¿Qué valores, en su opinión, está perdiendo el ser humano? Por lo general, ¿confiamos en nosotros mismos?

No creo que estemos perdiendo ningún valor, simplemente creo que tenemos algunos valores más dormidos que otros. De hecho, creo que la situación de cambio que actualmente estamos viviendo, contribuye positivamente a despertar valores como la responsabilidad personal por nuestras vidas y nuestros resultados, la mirada consciente sobre nuestra realidad y nuestras opciones y la confianza en nosotros mismos para pasar a la acción a pesar del temor, las dificultades y la incertidumbre.

-¿De qué manera está afectando la crisis a las relaciones personales/profesionales?

Aunque podamos observar comportamientos asociados a la frustración, la queja, la inseguridad o el reproche, yo también percibo mayores niveles de solidaridad, preocupación por los demás, flexibilidad y en definitiva, actitud de “vamos en el mismo barco, así que todos a una”…

-¿Hay un antídoto contra la desilusión?

Sí, la ilusión.

Todos albergamos dentro de nosotros, motivos para sentir y expresar agradecimiento por lo que tenemos, en lugar de reproche por lo que nos falta. Tal vez sólo necesitamos parar un momento y arrojar una mirada más consciente a nuestro alrededor y sobre nosotros mismos. Entonces, creo que estaremos  listos para comenzar a liderar nuestras vidas hacia el lugar que elijamos… y ese es para mi el camino que conduce a sentir no solo  ilusión, sino auténtica pasión por la oportunidad  que representa estar vivos.

Esto me recuerda una cita de San Agustín, que está entre mis favoritas, y dice: “Señor, dame valor para cambiar lo que sí puedo cambiar; serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar, y sabiduría para reconocer la diferencia”.

 -¿Falta liderazgo en las empresas españolas?

Diría que falta capacidad para conseguir que las personas “crean y se sientan partícipes de verdad” de muchos proyectos empresariales.

-¿Qué características distinguen a un líder?

Humildad personal, voluntad profesional, responsabilidad incondicional, fe inquebrantable, firmeza serena, orientación no solo al corto sino también al largo plazo, ambición colectiva e inspiración basada en normas que crean cultura, no sólo en carisma.

-Ha sido uno de los pioneros en España en utilizar un sistema llamado “Eneagrama” para desarrollar la inteligencia emocional de empresas, profesionales y directivos. Cuando hablamos de “inteligencia emocional”, ¿a qué nos estamos refiriendo? ¿Puede explicarnos en qué consiste el mencionado sistema?

Explicado de forma sencilla, cuando hablamos de desarrollar la inteligencia emocional, nos referimos a lograr primero que las personas se conozcan mejor a si mismas, con el fin de que puedan aprovechar al máximo sus propios recursos. A mayor autoconocimiento, más capacidad de autogestión y esta combinación maximiza las posibilidades de logro de objetivos desafiantes.

En segundo lugar, nos referimos a lograr que las personas comprendan mejor a los demás (comprender no significa estar de acuerdo), incrementado de forma notable su eficacia en las relaciones. Relacionarse es liderar, comunicar, influir, detectar y resolver conflictos, inspirar, desarrollar, y un largo etcétera de competencias interpersonales.

El Eneagrama es el sistema más eficaz, práctico y poderoso que conozco, a la hora de desarrollar esas habilidades en cualquier ser humano.

-También es uno de los primeros profesionales acreditados en España para el uso de las dinámicas de alto impacto y Firewalking. Suponemos que no tendrá nada que ver con su traducción al español “caminar sobre brasas”…

Exactamente eso… “caminar sobre brasas que pueden oscilar entre 600ª y 800º”… ¿Te animas?

El Firewalking es una poderosa metáfora experiencial, que  permite a las personas liberar una fuente de energía y poder personal capaz de llevarles a superar sus propios creencias, miedos y limitaciones autoimpuestas. Las personas redefinen no solo su propia visión de sí mismas, sino también la de aquello que consideran posible e imposible.

Para mi, la teoría es información y la experiencia es “aprendizaje”. Así que después de un aprendizaje como ese… no vuelves a ser “el mismo”.

Su aplicación es excelente para elevar los niveles de confianza y motivación de las personas, para superar resistencias a cualquier proceso de cambio o enfrentar cualquier objetivo, por desafiante que parezca, con la máxima convicción de que “puede ser logrado”.

-¿Qué otras técnicas suele emplear en su cometido?

Cuando se trata de que las personas recuperen la confianza y la fe en si mismas y sus posibilidades, utilizo técnicas experienciales que “resquebrajen” las creencias del tipo “no puedo”, “es muy difícil”, “no creo que lo logremos”, “y si no sale bien”, “y si no soy capaz”, etc…

En ese tipo de entrenamientos no hay teoría, solo práctica, experiencia, reflexión y aprendizaje. Los participantes enfrentan sus miedos a través de metáforas como el Arrowbreaking (romper flechas con la garganta), Glasswalking (caminar sobre cristales rotos), Boardbreaking (romper gruesas tablas de madera con la mano desnuda).

Cuando el cerebro registra estas experiencias, se produce un “cortocircuito sináptico” y la experiencia de poder sustituye a la de desvalimiento. Por su nivel de intensidad emocional, estas experiencias se mantienen “vivas” en nuestro recuerdo, y eso sostiene “el cambio”.

-¿Qué expectativas tiene del mismo?

La verdad es que sólo con ver algunos de los ponentes que van a participar en el Leadership Fórum Galicia, ya te das cuenta que allí, se van a compartir experiencias reales de primer nivel.  Y tener la oportunidad de aprender de experiencias, en lugar de aprender de teorías… me parece una gran oportunidad para aquellos interesados en explorar nuevas posibilidades.

-¿Qué destacaría del programa?

La potencia de combinar coaching y  liderazgo, ya que el coaching sin duda está siendo y va a ser, el vehículo que lleve a los líderes de hoy a ser los “grandes líderes del mañana”.





Dinámicas de Alto Impacto Transformacional

20 09 2011

Uno de los grandes desafíos a los que la formación en habilidades personales y profesionales se ha venido enfrentando, es sin duda conseguir que lo ocurrido en el aula, pueda ir más allá de un par de días agradables e incluso muy interesantes. Es decir, lograr una transferencia al puesto de trabajo real y duradera de lo experimentado durante esos días, de manera que las personas se “lleven puestas” y “grabadas a fuego” las lecciones fundamentales que apoyarán su proceso de cambio y desarrollo personal.

En mi camino como formador y entrenador de personas, constantemente busco y sigo buscando hasta encontrar, nuevas formas de mejorar los resultados que las personas obtienen en sus experiencias de aprendizaje. Partiendo del enfoque en el “Ser” del individuo como forma de mejorar su capacidad en el “Hacer” y en el “Estar”, he ido experimentando como los mejores resultados vienen acompañados de experimentación emocional por parte de los participantes. Cuando ellos sienten, experimentan, y cuando experimentan aprenden y sobre todo “recuerdan”. De este modo cuando las dinámicas, que actúan como poderosas metáforas para el aprendizaje, consiguen que la persona “sienta” con la máxima intensidad,  se asientan bases muy sólidas sobre las que las personas pueden iniciar y sostener los cambios necesarios en su manera de relacionarse consigo mismos, con los demás, con su profesión, su empresa o con su vida.


A través de las “dinámicas de alto impacto transformacional”, las personas interiorizan “el mensaje” gracias a vivencias asociadas a la máxima intensidad emocional. Así, las personas pueden ver con claridad los hábitos internos (mentales o emocionales) que dificultan la expresión de su máximo potencial y capacidad. Y  una vez reconocidos, éstos pueden ser transformados y superados para liberar así el caudal de confianza y energía que les llevará a un nivel superior de acción y con ello de resultados. Para algunas personas, representa la oportunidad de reconocer y superar sus miedos, dudas o creencias que están limitando el acceso a su pleno potencial, confianza y satisfacción. Para otras, la posibilidad de darse cuenta de que para ellas es posible ir aún más allá, incluso cuando creían que su nivel de confianza era máximo. Las “dinámicas de alto impacto transformacional” son excelentes metáforas aplicables a cualquier contexto en el que se necesite elevar los niveles de confianza y motivación individuales o grupales; superar las resistencias a cualquier proceso de cambio personal o colectivo; enfrentar cualquier objetivo, por desafiante que parezca, con la máxima convicción en que “puede ser logrado”, experimentar la relación entre las creencias, los pensamientos, los sentimientos, las acciones y los resultados; vivir en primera persona el poder del enfoque consciente en el “presente”, del pensamiento positivo, descubrir por uno mismo que nuestros pensamientos “no siempre dicen la verdad” y que dentro de cada ser humano existe un poder esencial capaz de llevarle hasta “donde su mente no consideraba posible”. ¿Y si pudieras experimentar que tu verdadero poder…es aún mayor del que creías poseer? ¿Qué harías diferente a lo que estás haciendo ahora? ¿Y si fuera cierto que…”todo lo que necesitas…está dentro de ti…”?

Leandro Fernández Macho





Boardbreaking

7 09 2011

Las metáforas, siempre han sido poderosas herramientas de aprendizaje e interiorización. Tal vez, ser capaz de romper una gruesa tabla con tu mano desnuda sin lastimarte, pueda no parecer algo relevante aunque si un tanto insólito… pero la cuestión es que “Como haces esto…lo haces todo”. Dime como piensas y te diré que resultados obtienes cuando te enfrentas a cualquier tipo de desafío…

Qué dice tu mente, tus creencias, tu miedo anticipando el posible resultado… esa el la cuestión… Qué consideras posible e imposible de alcanzar para ti… El uso de dinámicas de alto impacto nos permite crear experiencias emocionalmente tan intensas, que la persona difícilmente puede olvidar aquello de lo que ha sido capaz, aprendiendo a reconocer y trascender  su propio miedo y pensamientos limitantes, que introducen dudas, desconfianza  e interferencias en su capacidad de enfoque y acceso a sus máximos recursos internos….

Y si pudieras aprender a acceder a tus máximos recursos internos…¿qué harías en tu vida…diferente a lo que haces ahora?

Leandro Fernández Macho





Glasswalking

5 09 2011

De todas las metáforas que se experimentan en los seminarios “Desafía los límites de tu Poder Personal”, el glasswalking (caminar sobre cristales) es en sí misma una  de las actividades a la que los participantes se enfrentan con más necesidad de confianza, mayor incluso para algunos, que para realizar el conocido firewalking (caminar sobre brasas).

Para aquellos que nunca han experimentado caminar descalzo sobre vidrios rotos, esta actividad requiere de una concentración total. A diferencia de la experiencia del firewalking, por la que se pasa a mayor velocidad, por la caminata sobre el vidrio la lentitud se asocia con un estado de presencia, concentración y enfoque consciente. Hay desafíos o momentos de nuestros procesos de cambio, avance o transición, que requieren de nuestra atención más plena. Sin una atención completa y absoluta del vidrio que se cruza en tu camino, la posibilidad de avance consciente se puede detener en cualquier momento.

Las lecciones aprendidas a lo largo de nuestra vida, en muchas ocasiones pueden protegernos de dolor futuro a través de capas y barreras de dolor anticipado, o sea, miedo. ¿Cómo explicar que un solo cristal baste para cortarme sin querer hacerlo, y sin embargo pueda ser capaz de caminar a través de cientos de fragmentos afilados sin sufrir el más mínimos rasguño?. La respuesta se encuentra en la Atención Consciente, el Enfoque o lo que algunos llaman Estado de Presencia.

Cuando enfocamos nuestra mente en un solo desafío, somos capaces de lograr cosas que tal vez jamás hubiéramos considerado posibles. Esa es la lección que nos ofrece esta experiencia. Prestar el 100% de atención. Si prestas el 100% de atención  a la tarea o desafío que se te presenta en el momento presente, las posibilidades de sufrir daños disminuyen considerablemente.

Cuando nos enfocamos en lo que no queremos o no está bien en nosotros, es probable que obtengamos más de eso. Sin embargo, cuando nos entregamos absolutamente presentes a la experiencia que se manifiesta, nuestra capacidad de avanzar, trascenderla o integrarla se multiplica, y de esto trata la caminata sobre vidrios. Nos trasladamos a un lugar en nuestra mente donde no existe más que “el aquí y el ahora” y ese es un lugar donde no puede habitar nada que no sea certeza y confianza absoluta. Desde ese lugar en nuestro interior, la caminata sobre vidrios, es un desafío menor que nuestra capacidad para superarlo.

Hasta hoy, ninguna persona con la que he compartido esta experiencia, ha sufrido ni el más mínimo rasguño ¿Por qué? Por que acceder a esa fuente de poder, confianza y certeza esencial es un derecho del que cada ser humano dispone para enfrentar y superar cualquier desafío que La VIDA le presente. ¿El secreto para acceder a esa fuente de poder interior? Simplemente darse permiso a uno mismo para hacerlo, “decidir hacerlo” y confiar más allá de las “interferencias” y pensamientos limitantes que alimentan nuestros miedos.

Nota: No intente realizar esta actividad por su cuenta, sin la supervisión de un Instructor Certificado F.I.R.E. que pueda facilitar esta experiencia con el mayor grado de seguridad posible. De lo contrario, podría ser peligroso.

Leandro Fernández Macho (Base del artículo tomada del Firewalking Institute of Research and Education)








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.371 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: